Soy hijo de Don Bosco

Artículos Destacados

El 2 de junio de 1929 Don Bosco fue beatificado por S.S. Pío XI, quien años después lo declararía Santo para la Iglesia Universal.
Su Santidad Pío XI, siendo joven sacerdote conoció a Don Bosco y sentía en su corazón la satisfacción de sentirse amigo del venerable sacerdote turinés.
El proceso de beatificación y canonización contemplaba dos procesos, uno «ordinario» que se llevaba a cabo en la Diócesis de origen y lo seguía el obispo del lugar. Y después el proceso «romano» programado, según preveía el procedimiento vigente, con el método de las «objeciones» o animadversiones llevadas a cabo por el llamado «abogado del diablo», y de las «respuestas» preparadas por el abogado defensor, designado por la Postulación.
Era un camino muy difícil para poner a prueba la integridad y rectitud de vida de la persona, la heroicidad de sus virtudes y santidad de vida.
Además para entender la voluntad de Dios por la intercesión del procesado. En aquel entonces, eran dos milagros pedidos para alcanzar la beatificación y otros dos, para la canonización del candidato.
Al concluir el entonces arduo y exigente proceso, el Papa dijo: «El venerable Don Bosco pertenece a la magnífica categoría de hombres elegidos entre la humanidad, a aquellos colosos de inmenso beneficio; su figura fácilmente se recrea cuando es analizada minuciosamente, rigurosa ante sus virtudes, tal y como sucedió en las precedentes –largas y reiteradas– discusiones, entonces sucede que la síntesis –reuniendo las líneas dispersas– la restituye bella y grande, una figura magnífica, que su inmensa, insondable humildad, no lograba esconder”.
Así se resolvió que había los elementos suficinetes para tener la certeza de que Don Bosco era digno modelo de vida e intercesor celeste.
Doy gracias a Dios por conocer y hablar de Don Bosco con quienes fueron mis maestros y ellos alumnos de quienes conocieron a Don Bosco. Aquellos que recibieron al entrar a una casa de formación salesiana el libro «El joven instruido», que contiene el pensamiento de nuestro padre en más de 500 páginas, del que se hicieron más de 170 ediciones italianas y españolas, en decenas de millares de este formidable libro que es la voz de fe, cariñosa y firme de Don Bosco que enseña a nuestra razón y corazón como le mostró la Virgen en el sueño de los 9 años.
Que este aniversario 90 de la beatificación de nuestro padre San Juan Bosco, sea una oportunidad para conocerlo más, para encomendar a los Salesianos que están entregados a los jóvenes, que pasen los tiempos difíciles y que nuestro padre, nos alcance de Dios muchas santas vocaciones sacerdotales, religiosas y de fieles cristianos comprometidos.

Jorge A. Rangel Sánchez

Deja un comentario